La parte sexy, traviesa y malvada de Catherine Collins Fitzgerald- parte 1. (Adicta a él, Isabella Marín)

Antes que nada, me gustaría agradecer a Irene, Andrea y Sonia por elaborar esta lista de citas _me fastidia tener que admitir que no fue ocurrencia mía_, por tomarse la molestia de leer mi libro y por esos maravillosos comentarios que siempre hacen. Gracias, chicas. (Por cierto, Irene, no conocía la canción, pero me encanta)

“Pido disculpas por la teatralidad, pero en mi defensa diré que no me dejaron pasar. Catherine Collins, un placer”

“Es usted una malísima persona y para que lo sepa, no es ni la mitad de guapo que en la tele. Y ni siquiera es simpático. De hecho, pienso que es usted la encarnación del mal.”

“Tranquilo. No voy a besarle, ni a quitarme la ropa o… lo que sea que los fans hagan.”

“¡Oh! ¡Estoy indignada!… O al menos debería estarlo.”

“¡Rendirme! ¡Qué ridiculez! Mi madre siempre me ha dicho que las mujeres Fitzgerald nunca nos rendimos y pienso hacerle caso aunque sea por una vez en la vida.”

“Me pareces irritantemente sexy.”

“¿Mariposas en el estomago? No seas ridícula, Catherine, esos deben de ser pterosaurios.”

“Yo…soy…Catherine…Collins…Fitzgerald. Yo no me insinúo ante nadie y mucho menos ante ti, gilipollas presuntuoso.”

“Es usted demasiado vanidoso. Vanidoso y necio. Tenga en cuenta que esa no es una muy buena combinación.”

“Sus pucheritos no me impresionan, señor Black. Además, no recuerdo haber escuchado una disculpa sincera.”

“Por supuesto que no. También pensaba que era usted agradable. Claramente, estaba equivocada”

“Madre, me ofendes. No necesito que me pongas lencería sexy en la maleta. ¿Qué clase de persona crees que soy? Lo haré yo misma.”

“Si solo con escuchar su voz me derrito, ¿qué haré al darme la vuelta? ¿Desmayarme cómo una damisela?”

“Mi abuela siempre decía que no debes fiarte de un hombre que lleva chaqueta de cuero. Desearía haberle hecho caso.”

“No tengo ni el más mínimo interés en protagonizar portadas en revistas para marujas. Y menos en pasarme las veinticuatro horas del día con usted. ¡No soy su niñera!”

“¡A la mierda el autocontrol, los modales y mis exquisita educación!”

“¡En cuanto me suelte, se va a enterar este actorucho de pacotilla!”

“No confío tanto en mi misma. Y menos cuando me mira con esa cara de “sé de qué color es tu ropa interior e intuyo el tamaño de tus pechos”.”

“Gracias, pero no gracias. No cogería esa clase de revistas ni siquiera para protegerme de los mosquitos. ¿No tenéis The Wall Street Journal o The New York Times o, en fin, algo más serio e interesante?”

“No he cruzado el Océano para cogerme borracheras con usted, señor Black. Sí quería una compañera de cogorzas, tenía que habérmelo dicho antes.”

“Sí. Visto así tiene mucho más sentido. Un bonito gesto, sacrificarte por tu hermano acosándote con su prometida el día de Acción de Gracias. ¿Cómo es que aún no te han dado el galardón al Mejor Hermano del Año?”

“Es asombroso ver tanto amor fraternal. ¿También os prestáis la ropa, o solamente las novias? ”

“¿Quién tiene una biblioteca en su ático cuando lo único que lee es la etiqueta de las botellas de burbon?”

“Se acabó lo de arrojar botellas detrás de los paparazzi, lo de jurar y blasfemar cuando te están grabando y lo de liarse con todas las stripers que conoces.”

“Acuéstate temprano el jueves, no bebas nada que no sea leche y por el amor de Dios, ponte la camisa más elegante que tengas en tu armario, aunque luego te pidan que te la quites para la foto. ”

“¿Por qué iba a querer yo seguir trabajando para ti? ¡Eres una pesadilla que lleva chaquetas de cuero! Como jefe, eres peor que Miranda Priestly. ¿Y quieres saber lo espantoso de todo esto? ¡Qué tú no tienes ni la mitad de su glamour!”

“No seas ridículo. ¿Crees que si pensara estaríamos manteniendo esta conversación ahora mismo? Si tuviera algo de cerebro estaría en mi casa de Londres, muy lejos de ti.”

“Lamento decepcionarte playboy, pero no quisiera casarme contigo ni aunque fueras el último hombre sobre la faz de la tierra.”

“¡Póngase usted cómodo! Estará desgastado después del encuentro con la damisela en cuestión.”

“Socialité británica se vuelve loca debido a un uso excesivo de Chanel Madeimoselle y asesina al chico malo de la tele.”

“¿Alguien piensa que una puede llevar durante cinco horas estos Manolos? ¡Pues se equivoca! Voy a sugerirle al Papa que me canonice cuando acabe el contrato o que al menos me dé alguna clase de galardón por mi dedicación a la causa. ”

“Si algo he aprendido saliendo con dos delanteros del Chelsea, es que la mejor defensa es un buen ataque.”

“Tus costumbres poco ortodoxas han llegado hasta mis inocentes orejas. He leído en Twitter sobre la juerga de anoche. Modelos y bebida. Todo un clásico.”

“No, eso es absurdo. Soy Catherine Collins. Yo no me enamoro.”

“A veces se me olvida que es una persona normal, a pesar de su fama, los flashes y las modelos que se desmayan a su paso. Una persona como yo, solo que con algo más de sex appeal.”

“Espero que no se les ocurra marcar el territorio. ¡Llevo un Versace!”

“Claramente el dinero no te hace un caballero.”

“¡No me digas! ¿Te refieres a que me dejará por otra más rubia y más boba que yo? No sé porque, pero ya estoy acostumbrada a eso. Huy, espera. Sí que lo sé. ¡Porque tú ya lo has hecho!”

“Y ahora suéltame porque tengo que ir a rescatar a mi novio de las garras de esa arpía con lo que te vas a casar. Gracias por el vals. Au revoir.”

“¿No estaré interrumpiendo algún momento pasional, verdad? Puedo tolerar que me quites un novio, pero dos digamos que es demasiado porque incluso mi infinita paciencia tiene su límite.”

“¡Tiene que ser una broma! Mi comportamiento es patético. ¡Esas no son mariposas, son polillas y deben morir!”

“Es solo sexo para él. ¿Y qué esperabas, que te pidiera matrimonio? Madura, Catherine. Ya no estás en Disneyland.”

“¿Por qué la gente no deja de preguntarme eso? ¿Está escrito en mi rostro que soy virgen y necesito que me echen un buen polvo?”

“Voy a seducir a Nathaniel Black y su novia no está aquí para impedírmelo.”

“Debes de arrastrar algún trauma de la infancia. Hm…Puede que mami o papi, seguramente los dos, hayan pasado de ti.”

“Ningún cliente mío hará una entrevista en estado de embriaguez, posiblemente drogado y sin lugar a dudas, apestando a sexo. ¿He sido lo bastante explicita para ti o necesitas que te haga un dibujo?”

“A ver, señoritas, esta fiesta ha acabado. Gracias por venir y, por el amor de Dios, no volváis más.”

“¡Un solo día! ¡Era todo cuanto pedía! ¡Qué durante veinticuatro… puñeteras… horas…. no tocaras el alcohol! ¿De verdad era tanto pedir? ¿O es que adoras sacarme de quicio?”

“Llevo mucho tiempo esperando este momento. Es la irrefutable prueba de que existe un Dios.”

“¿Querido? Oh, Dios. ¡Se han acostado! ¡Nathaniel Black y esta fulana rubia se han acostado! No hace falta ser Sherlock Holmes para llegar a semejante conclusión. Con razón me caía mal. Debo de tener un radar de ex amantes.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s